DECIDE A .G.

DERECHO Y CIUDADANÍA PARA LA DISCAPACIDAD A.G..

Comprensión  es distinto de Compasión

Personas ciegas

Que desesperación más grande sentimos quienes gozamos del privilegio de ver cuando hay un apagón.  Reclamamos contra la empresa eléctrica, contra las autoridades contra todo aquel sobre quien, en nuestra imaginación, pueda recaer la responsabilidad de la carencia de luz.  Alguno hay que culpa a Dios cuando la oscuridad  se debe a algún agente natural como viento, rayo o desborde, por ejemplo.  Sentimos como si el mundo acabara delante de nuestra nariz y todo cuanto existe a nuestro alrededor carece de valor porque no lo podemos ver.

Sin embargo, existe un grupo de hermanos nuestros que viven permanentemente  en la oscuridad.  Algunos nacieron así, otros fueron perdiendo más o menos lentamente la posibilidad de recibir la luz y las formas por la visión.

Las personas ciegas, en su mayoría, se han adaptado a la circunstancia de invidencia, han aprendido, en la medida que lo han necesitado, a convivir con la oscuridad y lo hacen naturalmente.  Muchos de ellos, cuando  los medios son puestos a su alcance, pueden desarrollar su intelecto sin limitación alguna, llegando a saber o especializarse muy por encima del común de nosotros.  Sólo necesitan de su empeño, estimulación de su entorno, no discriminación y que no les pongamos obstáculos imprevistos en el camino cuando deban desplazarse (ramas de árboles, letreros u otros estorbos fuera del alcance del bastón o perro guía, que son por ende impredecibles).

DECIDE A. G. | CIUDADANÍA DE LAS PERSONAS SORDAS | PEQUEÑAS GRANDES PERSONAS | PERSONAS CON DISCAPACIDAD PSÍQUICA | PERSONAS CIEGAS | PERSONAS EN SILLA DE RUEDAS | PERSONAS MUDAS